El ácido fólico es una vitamina, la llamada vitamina B9 y naturalmente se encuentra en los vegetales verdes como el brócoli o las espinacas.

Su consumo se recomienda en todas las mujeres que deseen quedar embarazadas, para que al momento de concebir ya se encuentre en el organismo de la madre y ayude a prevenir defectos neurológicos y nerviosos que pueden dañar la columna vertebral del bebé, aunque también puede comenzar a ingerirse al momento de saber que se está embarazada.

Entonces, podemos resumir que al consumir la dosis adecuada de ácido fólico reducirá significativamente las posibilidades de que el bebé tenga problemas como: espina bífida (médula espinal o la columna vertebral no se cierran completamente), anencefalia (subdesarrollo grave del cerebro) o encefalocele (cuando el tejido cerebral sobresale hacia la piel).

La mejor forma de cuidar tu salud y la de tu bebé son las visitas prenatales, así que agenda lo antes posible tu cita y sigue las indicaciones de tu médico.