Como ya debes saber, un embarazo ocurre cuando un óvulo es fecundado por un espermatozoide, esto se consigue después de una relación sexual o de un procedimiento artificial (embarazo in vitro). Lo que quizá no sabes es que se deben de cumplir varios pasos y condiciones para lograr el embarazo.

El primer requisito es contar con un  óvulo ‘maduro’ –listo para ser fecundado– lo que ocurre aproximadamente a mitad del ciclo menstrual. El óvulo sale de los ovarios y viaja por las trompas de Falopio hasta llegar al útero. Si durante este tiempo el óvulo se encuentra con un espermatozoide y se implanta en el útero, se produce el embarazo.

Como dato relevante, la fecundación puede ser inmediata (de 12 a 24 horas) o bien, hasta 6 días después de la actividad sexual ¿Por qué? Porque es el tiempo que vive un espermatozoide dentro de la vagina, dependiendo del momento del ciclo menstrual el espermatozoide puede vivir menos, pero se ha demostrado que en condiciones óptimas puede sobrevivir hasta 6 días, tiempo que usará para encontrar un óvulo.

Una vez que el óvulo y el espermatozoide se han unido irán formando un blastocisto (masa celular) que tardará de 3 a 4 días en implantarse al revestimiento del útero, en este momento es cuando comienza oficialmente el embarazo.

Una vez embarazada, la mujer liberará hormonas que evitarán que el revestimiento del útero se desprenda, sin embargo, si alguno de los pasos anteriores no se concreta y no se logra el embarazo, el revestimiento del útero se vuelve innecesario y se desprenderá dando paso a la menstruación.