Para comenzar este texto queremos dejar en claro la diferencia entre acoso sexual y hostigamientos sexual, si bien ambas constituyen formas de violencia y ambas pueden denunciarse es importante distinguirlas.

¿Qué es el Hostigamiento sexual?

Es cuando existe una relación de subordinación entre la víctima y el agresor y éste último exige conductas con una connotación lasciva para no perjudicarla, por ejemplo, un maestro que amenaza a una alumna para no reprobarla a cambio de imágenes íntimas, besos, toqueteos o relaciones sexuales, esto también puede suceder en el trabajo, con un jefe que exija conductas sexuales a una empleada para no correrla.

¿Qué es el Acoso Sexual?

Por otro lado, en el acoso sexual no existe la subordinación pero si hay un abuso que pone en riego para la víctima, por ejemplo, un compañero de trabajo (sin poder jerárquico sobre la víctima) que solicite fotografías íntimas a la víctima, la persiga, intente tocarla…etc; lo mismo que pasaría ante una alumna frente a un compañero de la escuela.

Hostigamiento y acoso sexual en México

De acuerdo a la organización civil México Evalúa, el 99.7% de los casos de violencia sexual que sufrieron las mujeres mayores de 18 años NO fue denunciado; esta cifra fue el resultado de un estudio de cruce de datos, pues mientras la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) indicó que más de 6 millones de mujeres fueron víctimas de delitos esta cifra no se refleja en las denuncias.

Cabe aclarar que al referirnos a delitos es a aquellos que tienen que ver con una connotación sexual como acoso sexual, hostigamiento sexual, abuso sexual, intento de violación y violación, los más alarmante es que dicha cifra (más de 6 millones de mujeres) solo comprende un lapso de seis meses.

¿Dónde denunciar el acoso sexual o el hostigamiento sexual?

Los actos de hostigamiento sexual o acoso sexual pueden ser denunciados ante la Procuraduría de tu estado. En el caso de la Ciudad de México, estos delitos se castigan con aproximadamente 3 años de prisión pero al perseguirse  “por querrella”, debe levantarse una denuncia para ser investigado.