Octubre rosa: Cuidados básicos de tus mamas

El cáncer de mama es un tema complejo e incluso atemorizante para algunas mujeres porque esta enfermedad es una de las principales causas de muerte, ante este panorama, octubre es un mes dedicado a la concientización, en Clínica Ginecea nos unimos al Octubre Rosa y te compartimos información para que aprendas a cuidar tus mamas.

El cáncer de mama es una enfermedad sistémica y si se detecta en etapas tempranas podrá resolverse con un mejor pronóstico. Para detectar oportunamente la enfermedad existen tres métodos:

  1. Autoexploración mamaria periódica
  2. Revisión médica ginecológica
  3. Mamograma (Mastografía + Ultrasonido mamario)

Si en la revisión ginecológica el médico solicita una mastografía ¡No te angusties! Recuerda que este estudio se solicita a todas las mujeres. Entre más mujeres se sometan a una detección de cáncer de mama, más oportunidades habrá de ubicar a tiempo a las pacientes que presentan una lesión precancerosa.

La autoexploración comienza desde que inicias la menstruación, deberás aprender a tocar tus mamas y establecer una revisión periódica. Lo mejor es que acudas con el ginecólogo para que te brinde la orientación pertinente y profesional.

TIP

7 días después de terminar tu menstruación, pon atención al tamaño, forma y color de tus mamas. El hacerlo te llevará a reconocer lo que es normal en tu cuerpo y podrás detectar alguna deformaciones o inflamación. Acude con tu ginecólogo ante cualquier inquietud sobre tus mamas. Si ya no menstruas fija una fecha del mes para hacer la exploración.

Como es normal en la vida de toda mujer, se debe asistir a revisiones ginecológicas por lo menos una vez al año. En estas citas se incluirá: Citología cervicovaginal, para detectar el riesgo de Cáncer de Cuello Uterino, Ultrasonido Pélvico, para evaluar la salud de tus genitales internos (útero y ovarios) y Revisión Clínica Mamaria y solicitud de mamografía.

Tu médico sabe detectar cambios en la textura de la glándula mamaria, por eso, en tu revisión anual se lleva a cabo la palpación clínica de las mamas, para detectar cambios que incluso tú misma has pasado por alto. Será tu médico quién te oriente sobre qué estudio de mama se recomienda para tu edad y condición de salud.

Por otro lado, la mastografía se recomienda una vez al año a todas las mujeres mayores de 40 años y el ultrasonido mamario 1 vez al año a las mujeres a partir de los 35 años.

Si en tu familia hay antecedentes de cáncer de mama deberás iniciar las revisiones 10 años antes de la edad en la que tu familiar afectada tuvo el diagnóstico. Recuerda que la detección temprana lleva a un tratamiento oportuno.

#CáncerDeMama #OctubreRosa #Autoexploración #Mastografía