Lo que debes de saber del implante anticonceptivo

El implante anticonceptivo –también conocido como implante subdérmico, implante hormonal o pellet– es una barrita delgada y flexible del tamaño de un cerillo, se inserta bajo la piel de la mujer y libera lentamente hormonas con el fin de hacer más espeso el moco del cuello uterino, de esta forma impide que los espermatozoides lleguen al óvulo, por lo tanto previene embarazos.

¿Sentiré dolor? ¿Subiré de peso? ¿Seguiré menstruando? Son muchas de las preguntas que surgen antes de decidir usar este método anticonceptivo, así que a continuación te resolvemos algunos mitos sobre el implante anticonceptivo.

Después de ser insertado el implante anticonceptivo es normal sentir un poco de dolor, tener inflamación o incluso un moretón, pero desaparecerán pocos días después, no es necesario ningún tratamiento.

La mitad de las mujeres que utilizan el implante subdérmico notan cambios en su menstruación, lo más común es la ausencia de sangrado y es NORMAL, no afectará tu salud ni posterior fertilidad. En otras ocasiones puedes presentar sangrados (muy livianos) inesperados y ocasionales.

Al ser un método anticonceptivo hormonal, se considera que su uso aumenta el peso de las mujeres, sin embargo esto es un MITO ya que el 99% de las usuarias no notan ningún cambio en su peso. De quienes notan cambios, es 1 de cada 200 las que suben de peso y 1 de cada 800 baja de peso.

En cuanto a su eficacia, se considera con una efectividad del 99.5% por lo que las estadísticas indican que solo una de 1000 mujeres se embaraza mientras lo usa a diferencia del condón donde se producen 150 embarazos.

#MétodosAnticonceptivos #ImplanteAnticonceptivo #ImplanteHormonal #ImplanteSubdérmico