Depresión posparto ¿Es real?

La depresión posparto es un tema del que no todas las mujeres quieren hablar, eso es porque nos han enseñado que una mamá debe “sentirse feliz” después del nacimiento de su bebé y si no es así eres una “mala madre”, la realidad es que sentirse triste, cansada o irritada, es normal. Así que primero que nada, sentirte “de malas” no te hace mala madre.

Aclarado ese punto, retomamos la idea que sentir ansiedad, tristeza, cansancio corporal y mental es normal por el descenso de las hormonas pero esto debe durante algunos días, si duran demasiado tiempo, entonces, hablamos de una depresión posparto y esta puede surgir inmediatamente después del alumbramiento, a los tres meses o incluso después de un año, es decir, durante el primer año, la madre es propensa a sufrirla.

Aunque el llanto, estrés y tristeza pueden considerarse normales los primeros meses después del parto, la depresión posparto comparte síntomas con la depresión ordinaria como: deseos de aislamiento, desinterés del cuidado personal, falta de interés en actividades, irritabilidad, cambios en el apetito, pensamientos relacionados a la muerte o en hacerse daño, trastornos del sueño, sentimientos de culpa, baja autoestima, falta de motivación…

La depresión posparto ataca directamente a la madre, sin embargo, puede afectar seriamente al bebé al perjudicar el lazo afectivo cuando la madre no desea pasar tiempo con él, no se siente capaz de cuidarlo o incluso piensa en lastimarlo.

El tratamiento para la depresión posparto es a través de terapia psicológica, donde se le ayuda a la madre a enfrentar la situación, para ello necesitará el apoyo de su pareja y de la familia en general. En casos graves se puede recurrir a un tratamiento farmacológico, pero eso será determinado por el especialista.

#SaludFemenina #Embarazo #Madre #MadresEHijos #DepresiónPosparto