Ser madre y ser feminista ¿Es una contradicción?

La libertad es una de las causas principales del feminismo, el que la mujer pueda elegir lo que desea hacer con si vida más allá de ‘lo que debe hacer’ de acuerdo al estereotipo. ¿Entonces qué pasa con la maternidad? ¿Está prohibida por encasillar a la mujer en la crianza? 

Claro que no, una mujer feminista será madre a la edad y en los términos que decida, porque justamente será una decisión razonada. Quizá el verdadero problema de la madre feminista no sea tomar la decisión, si no que en muchos casos será juzgada de mala madre al no cumplir el estereotipo de abnegación hacía el pequeño.

¿Has escuchado la frase madre antes que mujer? Seguramente sí y encierra toda la filosofía patriarcal, cuando eres madre debes olvidarte de ti misma, de sueños, metas y pasatiempos para dedicarte en cuerpo y alma a los pequeños y a tu pareja. Pero has escuchado ¿Padre antes que hombre? Pienso que no.

La realidad es que no es así, la madre feminista se afronta al reto de criar a un o una pequeña bajo la igualdad de género y además conseguir sus metas personales.  La maternidad debe ser una etapa que disfrutes, incluso con aquellos retos que se van a presentar. Un proceso que durará para toda la vida y que deberás o deberán -si tienes a tu pareja a lado- superar de la mejor manera desde su perspectiva y su visión de vida.