Con o Sin Pareja el vibrador, consolador, dildo puede ser tu mejor Aliado
Y si el Romance es contigo Misma
Actualmente el vibrador es uno de los juguetes sexuales más vendidos, pero sabes ¿Cuál es su historia? El vibrador como lo conocemos hoy en día tiene su antecedente en Gran Bretaña, a inicios del siglo XIX. En esta época la ‘histeria femenina’ era un padecimiento frecuente entre las mujeres, los síntomas eran irritabilidad, pesadez abdominal y ansiedad.
El tratamiento consistía en un masaje que estimulara el clítoris con el fin de que la paciente alcanzara el orgasmo, llamado –en la época- “paroxismo histérico”. Con el paso del tiempo el trabajo paso de ser manual a mecánico, el primer vibrador utilizaba vapor para funcionar y generar el movimiento, era una máquina grande y pesada.
Fue a finales del siglo XIX cuando fue creado un diseño portátil el cual era conectado a la corriente eléctrica para generar la vibración y se vendía como un objeto de masaje para el cuerpo en general que también ayudaba al alivio de la  ‘Histeria femenina’. Varios años después, cuando este objeto comenzó a relacionarse con la pornografía su uso y comercialización se vio afectado, pues comenzó a clasificarse como socialmente incorrecto.
Afortunadamente, hoy en día el vibrador es un juguete sexual que puede encontrarse en diferentes tipos, tamaños, formas y colores, incluso sirvió de inspiración para crear otros juguetes.
Si ya tienes uno de damos unos consejos para usarlo sola o con tu pareja y si no lo tienes, esperamos que esto te inspire y obtengas mayor placer.
Recomendaciones
-Usar lubricante
-Higiene, debes lavar tu vibrador antes y después de usarlo
-Siempre que intentes algo nuevo en la cama los dos deben sentirse cómodos
-Recuerda usar métodos anticonceptivos
Juego previo
Utilízalo antes del acto sexual. Ponlo en las zonas erógenas de tu chico como sus pezones o haz que él lo pase sobre tu ropa interior.
Durante el acto sexual
Algunos chicos pueden sentirse inseguros si sacas el vibrador en el acto sexual, así que si no lo hablaron previamente, te sugerimos entregarlo y que él pueda manipular la velocidad y el lugar que estimulará.
Cuando se sientan más cómodos busquen una posición en la que él pueda penétrate y tú tengas las manos libres, así podrás estimular tu clítoris.
Él también puede disfrutarlo, intenta estimular su perineo, el pequeño espacio de piel entre sus testículos y ano.