Uno de los libros que más ha llamado la atención de la comunidad científica en estos días es Disconnect, en el que la doctora Devra Davis advierte acerca de los peligros que conlleva el uso cercano de los teléfonos celulares.

Insiste una y otra vez en agregar audífonos o activar el altavoz de los celulares y tablets, ya que lo mejor es tenerlos alejados de nuestro.

“La historia del cáncer de mama por los teléfonos móviles es compleja, ya que el cáncer de mama es una enfermedad complicada, y la mayoría de las mujeres que contraen cáncer de mama tienen 50 años o más.

“Sin embargo, un número cada vez mayor de mujeres jóvenes está desarrollando esta enfermedad, que no tiene ninguno de los factores de riesgo heredados en absoluto, que no tienen antecedentes familiares del mismo, pero tienen una cosa en común: Todas ellas han almacenado un teléfono móvil en su sujetador, y en varios casos, los tumores se han desarrollado justo debajo de la antena de los teléfonos.

“Esa es la razón por la cual hicimos que el Fondo de Salud Ambiental hiciera este modelo ahora, y nos gustaría trabajar por supuesto con la industria, para validar aún más nuestros modelos.

“Pero es realmente crítico que hagamos esta investigación, que entrenemos a la gente en este campo, y que mientras tanto nos unamos a otros países alrededor del mundo, dando a la gente la información de seguridad.

“Usted tiene derecho a saber que ese teléfono móvil es una radio de microondas de dos vías, y no debe mantenerse cerca de sus testículos o sus ovarios o su corazón o su cerebro”.

La doctora Davis es uno de los científicos más reconocidos en su campo, escritora además de varios libros sobre el cáncer, las radiaciones, pero sobre todo es una activista a favor del derecho a saber, como forma de prevenir enfermedades. En especial le preocupa que los niños jueguen con aparatos móviles.

Así que esto es lo dicen los expertos, es hora de usar auriculares, y sacar los teléfonos de tus bolsillos y sujetadores. Es mucho mejor prevenir que lamentarse años más tarde.