Las técnicas utilizadas para realizar la interrupción del embarazo podrán ser dos: por medio del método médico o quirúrgico, y se hará tomando en consideración las semanas de gestación del producto y de acuerdo con el criterio del médico gineco–obstetra o del cirujano general, encargado de realizar el procedimiento.

Procedimiento Medico

Hasta la séptima semana de gestación se puede interrumpir el embarazo con medicamentos. No involucra ningún tipo de cirugía, pero está limitado a embarazos tempranos. Se le da una píldora a la mujer para que la consuma y de 36 a 48 horas el embarazo debe de terminar.

Los medicamentos se administran bajo supervisión médica. Es un tratamiento hormonal. Su efectividad es del 99%, conservando intacto el cuerpo de la mujer. No es doloroso y se puede comparar con la llegada de una menstruación incómoda.

Procedimiento Quirúrgico

Este método es recomendado después de la séptima semana y hasta las 12 semanas de embarazo.

Para este procedimiento se necesita anestesia local o general y se lleva a cabo a través de la vagina en cuestión de minutos. El ginecólogo llega al utero a través del cérvix e introduce un tubo o cánula y succiona el producto, de forma manual o mecánica.
Se lleva a cabo en un quirófano y posteriormente hay un periodo de recuperación; es una cirugía ambulatoria, es decir, no requiere hospitalización.

El procedimiento no es invasivo y la mayoría de las mujeres pueden irse a casa en el lapso una hora. El mismo día que se realiza el procedimiento de aspiración, se da de alta a la paciente y puede regresar a sus actividades normales, incluso a trabajar.

Recuerda que eres libre de decidir sobre tu cuerpo, este es tu derecho! Desde el 2007 es legal interrumpir el embarazo hasta las 12 semanas en la Ciudad de México, ya sea que vivas ahi o solo vengas de visita. Para mayor información llámanos, te atendemos las 24 horas(55) 55 31 10 31 y (55) 55 31 83 75.