Tanto el papanicolaou (PAP) como la colposcopía constituyen dos exámenes de rutina que todas las mujeres deberían hacerse anualmente. Debe hacerlo toda mujer, luego de un año de haber iniciado sus relaciones sexuales y hasta los 65 -70.

Se realizan en forma sencilla en el consultorio y no producen ninguna molestia. Su importancia radica en la posibilidad de detectar a tiempo lesiones o células premalignas que deriven en la aparición del cáncer de cuello uterino. Esta enfermedad esta en aumento entre las mujeres, por ello, un rápido y precoz diagnóstico deriva en la posibilidad del tratamiento adecuado.

¿Qué es el PAP?

Consiste en tomar la secreción que cubre el cuello uterino que contiene las células que espontáneamente descaman del cuello del útero, colocarlo en un vidrio o portaobjeto, el cual se envía al especialista (llamado patólogo-citólogo), que analiza esas células al microscopio y da un informe al respecto.
De todas formas, el informe del PAP, no es un diagnostico definitivo, su presunción debe luego ser confirmada con otros estudios como la Colposcopia y la biopsia de cuello uterino.

¿Qué es la Colposcopía?

Es un método clínico, que consiste en observar el cuello del útero con una lupa denominada Colposcopio.
Con la colposcopía se puede observar imágenes del cuello del útero ya sean normales o anormales.

¿Debo realizar alguna preparación especial para realizar el PAP y la Colposcopía?

Lo ideal es que 48 hs previas a la toma del PAP, no se tengan relaciones sexuales, ni se coloquen óvulos o cremas vaginales.
Tampoco puede tomarse el PAP durante la menstruación, o si por alguna razón hay restos de sangre en vagina o flujo infeccioso que requiera previamente un tratamiento.

En Clinica Ginecea tenemos este servicio realizado por medicos ginecólogos certificados, haz tu cita ahora y no esperes mas para hacerte estos dos estudios que pueden salvar tu vida.