5531-1031, 04455 8739 4480, 04455 36943801 Y 5531-8375 / 24 - hrs / informes@clinicaginecea.com.mx
Clinica Ginecea

La masturbación femenina es aún un tema tabú, pero tal y como aseguran los sexólogos se trata de una práctica que no solo nos permite sentir un gran placer, sino que es una excelente forma de conocer nuestro propio cuerpo, de descubrir cuáles son nuestros puntos más sensibles y, por consiguiente, de poder transmitir esta información a nuestra pareja durante los encuentros íntimos y disfrutar de orgasmos más placenteros.

Los beneficios de la masturbación femenina son numerosos:

– Se ejercitan los músculos de la vagina, por lo que estarán más tonificados.

– Más facilidad para llegar al orgasmo, debido a que los músculos de la pelvis están más fuertes y tienes bien identificadas las zonas que te producen mayor placer.

– Favorece el descanso y te permite conciliar el sueño más rápidamente. Esto es gracias a la liberación de endorfinas que se producen durante la masturbación, las cuales son unas hormonas que generan una gran sensación de bienestar.

– Se reduce el estrés y la ansiedad, algo que ocurre debido a la liberación de dopamina y oxitocina durante la masturbación. Por lo tanto, también te sientes más positiva y optimista.

– Proporciona alivio cuando se sufren dolores menstruales, ya que durante el tiempo que dura la masturbación la sangre circula hacia la pelvis y se disminuyen las molestias.

El sexo es como todo lo demás, cada mujer tiene sus gustos y preferencias, pero si deseas disfrutar al máximo del placer de tocarte a ti misma, no te pierdas estos consejos. Aquí abajo te mostramos algunas técnicas de masturbación para mujeres que pueden llevarte a alcanzar orgasmos clitorianos y vaginales muy placenteros.

Técnica 1. Acaricia todo tu Cuerpo

Primero elige un lugar privado en donde no serás interrumpida. Puede ser tu habitación, el baño o cualquier otro lugar, pero lo realmente importante es que sea un espacio en el que te encuentres cómoda, tengas intimidad, puedas relajarte y mantenerte concentrada en lo que haces. Puedes ponerte ropa sexy que te inspire y tambien hacerlo frente al espejo si eso es excitante para ti.

Comienza a acariciarte, descubre tus puntos erógenos, como los senos y los pezones, nalgas, etc. y es que en estos también hay muchísimas terminaciones nerviosas que harán estremecerte.

Notaras que poco a poco te vas excitando mas y mas y sentiras humedad en tu vagina.

Técnica 2. ¡Céntrate en el Clítoris!

El clitoris es la principal zona erógena del cuerpo femenino, en ella hay infinidad de terminaciones nerviosas, por lo que con una buena estimulación manual conseguirás excitarte muchísimo y alcanzar potentes orgasmos.

Empieza a acariciar el clítoris con suavidad usando un dedo o varios, haz movimientos de arriba hacia abajo y ve variando moviendo los dedos de lado a lado, trazando círculos. Es importante que también vayas cambiando de ritmo y respondas a las sensaciones que tu cuerpo te va mostrando.

Si lo haces bien, notarás cómo tu clítoris y labios inferiores se hinchan y aumentan de tamaño, señal de que estás excitada y de que la vagina se irá humedeciendo cada vez más. En el caso de que tu lubricación no sea suficiente, lubrica el clítoris con tus fluidos vaginales o con tu propia saliva, así sentirás mucho más placer.

Cuando ya estés muy lubricada, puedes introducir uno o dos dedos en tu vagina y simular el movimiento de la penetración.

Técnica 3. Simular Penetración

Para muchas mujeres, la penetración es la mejor parte del sexo y lo puedes hacer con ayuda de tus dedos o con un vibrador. Hay diversas posturas que pueden ayudarte a disfrutar más de la masturbación, como estás de aquí:

– Acostada en la cama hacia arriba: con las piernas juntas y los tobillos cruzados, el dedo índice se deslizará entre los labios mayores para que presione a lo largo del clítoris. Los movimientos suaves pero firmes de la muñeca suave harán que el dedo se vaya introduciendo. Se debe frotar el clítoris de arriba abajo, de lado a lado y con movimientos circulares.

– Recostada boca arriba con las piernas encogidas: y con las rodillas flexionadas.

– Boca abajo: con las dos manos por debajo y entre las piernas.

– Masturbarse estando sentada: en un cómodo sillón con las piernas bien abiertas o cerradas, lo que te sea más cómodo.

Te invito a que pruebes estas técnicas y tu misma experimentes tu cuerpo, no tienes nada que perder y la verdad es que solo te sentirás mejor contigo misma si las practicas.

 

WhatsApp chat